Tus falacias veganas: «Las plantas también pueden sentir dolor»

Falacia:

Una (en teoría) pensante y sintiente planta debe ser sacrificada para que nos podamos alimentar de ella, de la misma forma que un animal debe ser sacrificado y entre estas dos situaciones no existe ninguna diferencia.

Respuesta:

Los veganos trazan su línea en el sufrimiento innecesario de individuos sintientes. Las plantas carecen de nervios, tampoco tienen un sistema nervioso central y por eso no pueden sentir dolor o responder a ninguna circunstancia de una manera deliberada (que no se debe confundir con la reacción inconsciente que sí tienen). A diferencia de los animales, las plantas carecen de la habilidad o la posibilidad de experimentar dolor o tener algún pensamiento sensible, así que no existe ningún problema ético con comerlas. Las palabras ‘vida’, ‘viviente’ y ‘vivo’ o ‘viva’ tienen significados diferentes al ser usados para describir a plantas y animales. Una planta que está viva no es consciente y no puede sentir dolor. Un animal vivo es consciente y puede sentir dolor. Por lo tanto, es un argumento frágil y cuestionable afirmar que las plantas han desarrollado una aún indetectable habilidad para pensar y sentir pero no la habilidad para desarrollar una estrategia evolutiva para defenderse y evitarlo (ej. huir, etc).

De todas maneras, para producir cada kilo de carne es necesario invertir 16 kilos de vegetales, dependiendo de la especie animal y otras condiciones. Dada la cantidad de muerte de plantas que se debe invertir para producir cada kilo de carne, la creencia en la sensibilidad de las plantas la hace también un poderoso argumento pro-vegano.

A %d blogueros les gusta esto: